miércoles, 2 de febrero de 2011

LA NOCHE

Ya cayó la noche
con su velo negro,
la verde llanura
se tornó desierto.
No existe la nada,
sólo existe el viento,
el viento que calla
todo sentimiento.
Ya no escribe cartas
ni recita versos
la dorada estrella
en el firmamento;
no andará el camino
sembrado de sueños,
nadará otros mares
en otros espejos.

Ana María Gregorio.

6 comentarios:

lara dijo...

Si que escribe si, y me gusta

Ana Gregorio dijo...

Gracias Lara. Eres encantador.
Un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Ana,tu poema tiene ritmo y encanto.
Efectivamente hay noches muy oscuras,donde el viento alardea el sentimiento y las estrellas se van a otras latitudes.
Te felicito por esa inspiración musical,que a todos nos llega con pinceladas ligeras y contundentes.
Mi abrazo grande y mi ánimo,amiga.
M.Jesús

Ana Gregorio dijo...

Gracias, M. Jesús. En noches especialmente oscuras los versos surgen por sí mismos.
Un beso :)

Joy dijo...

La noche es más oscura justo antes de amanecer.

Es preciosa, Ana!

Un abrazo!

Ana Gregorio dijo...

Gracias Joy. Espero que sea como dices.
Un beso muy fuerte, amiga.